Piñon Fijo Noviembre
Bersa – Octubre 2017
Tarjeta Naranja – Promos “Para vos” 2017
PARA LA JUSTICIA, “LA IGLESIA ENCUBRIÓ LOS ABUSOS”

PARA LA JUSTICIA, “LA IGLESIA ENCUBRIÓ LOS ABUSOS”

SHARE:

La Sala Penal del Superior Tribunal de Justicia (STJ) dio a conocer ayer los fundamentos del fallo por el cual rechazó la vía de la prescripción en la...

La Sala Penal del Superior Tribunal de Justicia (STJ) dio a conocer ayer los fundamentos del fallo por el cual rechazó la vía de la prescripción en la causa penal que investiga los abusos contra menores en el Seminario de Paraná, atribuidos al cura Justo José Ilarraz. El pronunciamiento se detiene particularmente en el rol de la Iglesia Católica que, cuando ocurrieron los hechos, entre 1985 y 1993, aportó al encubrimiento de los abusos. Y no los denunció en la Justicia.

El vocal Carlos Chiara Díaz resaltó que la causa Ilarraz “presenta aristas singulares” por cuanto ocurrió hacia el interior de la Iglesia Católica y afectó a “familias que por su fe y convicciones entregaron a sus niños para el aprendizaje sin sospechar que ellos serían víctimas de actos horrendos de abuso, que exceden los límites de los ilícitos comunes, dejándoles secuelas psíquicas y de frustración indelebles”.

Pero además, puso de relieve que esos abusos tuvieron lugar en un ambiente eclesiástico que en aquel tiempo, mediados de la década de 1980, principios de la década de 1990, “funcionaba por entonces con un férreo esquema de poder vertical, regido por preceptos de conducta y dogmas de fe incuestionables y de obligatorio cumplimiento para sus feligreses”.
Más todavía, los abusos ocurrieron en el Seminario Menor, un colegio secundario con internado orientado al sacerdocio y donde Ilarraz ejercía la doble función de prefecto de disciplina y director espiritual, con el aprovechamiento de su “situación de poder”. Y con un agravante: no hubo posibilidad de denunciar esos abusos ante la Justicia, “manteniéndose entonces y por esas vías de ocultamiento la confianza general en la institución eclesiástica y sus miembros, considerándolos personas exentas de sospechas”.

Eso, a juicio de Chiara Díaz, “durante varios años impidió” el conocimiento de los abusos, situación que comenzó a revertirse con los cambios impuestos por el Vaticano en los delitos de abuso, línea que ahora sigue también la Iglesia de Paraná, “contándose incluso con el apoyo de las autoridades eclesiásticas” actuales, analiza en su edición de hoy El Diario.

“Ha sido evidente pues que las víctimas no pudieron ejercer plenamente sus facultades de denunciar y aportar prueba de los hechos, por temor y al ser afectados por un pacto de silencio e impunidad impuesto tácita o explícitamente en beneficio del encausado principal”, planteó Chiara Díaz en su voto de rechazo a la prescripción.

Fábricas Unidas Muebles Hogar
Suministros Sanitarios – Campaña Facebook
Vialidad Noviembre 2017

Comentarios

COMMENTS