Nacionales

Bajan retenciones para algunos productos de economías regionales

El Gobierno rebajó retenciones a 207 posiciones de economías regionales que venían pagando $4 por dólar exportado. Contempla al sector arrocero y los cítricos.

El Gobierno rebajó retenciones a 207 posiciones de economías regionales que venían pagando $4 por dólar exportado. Desde este jueves, según lo dispuesto hoy en el decreto 464/2019, estos productos pasarán a tributar $3 por dólar exportado. La medida tendrá un costo fiscal de $2200 millones.

Las retenciones de las economías regionales se bajaron a 0% en diciembre de 2015, contra un 5% que tributaban, pero el año pasado el gobierno nacional, por sus necesidades fiscales, reimplantó las retenciones con el esquema de $4 y 3 pesos por dólar exportado.

Según informó la Secretaría de Agroindustria de la Nación, entre los productos alcanzados por la rebaja tributaria están sectores como el arrocero, frutas frescas de pepita, cítricas y de carozo, cerezas, uvas, ciruela desecada, hortalizas como el ajo, la cebolla, o calabaza, el maní, la ciruela para industria, arándanos, nuez pecán, legumbres, pistachos, miel, entre otros. También está el maíz pisingallo para pochoclo.

«Estos productos representaron en el 2018 un valor de 2272 millones de dólares por exportaciones. En el primer cuatrimestre de 2019, varios de los alimentos alcanzados por la medida han tenido incrementos relevantes en sus ventas externas que superan ampliamente el 50%, como la naranja, el arroz, las cerezas, grosellas, frutillas que verán mejorada su situación competitiva, y sobre todo en aquellos casos que requieren de un fortalecimiento adicional, tales como ajo, ciruela, pera, manzana, por citar algunos casos», indicó Agroindustria.

«Con esta modificación se busca potenciar el desarrollo de las producciones regionales, y ofrecer mayor competitividad a los productores para que puedan seguir invirtiendo y creando valor y empleo en los lugares donde producen», agregó la cartera oficial.

El Gobierno ya venía trabajando en una reducción de derechos de exportación a estos productos en diciembre del año pasado, pero dilató la definición al estudio del impacto fiscal. Sectores del maní y del maíz pisingallo, entre otros, venían alertando por una pérdida de rentabilidad debido a las retenciones.

«Estamos muy contentos porque es una gestión que hicimos con el Gobierno», señaló a La Nación Eduardo Nervi, vicepresidente de la Cámara Argentina del Maní. En el decreto presidencial quedó contemplado este producto que representa, según los años, entre 800 y 1000 millones de dólares en divisas. Un 50% de las ventas externas son de maní blancheado y el resto de maní crudo, maní frito, aceite de maní, pasta de maní, entre otros productos.

El año pasado, con la peor cosecha en 32 años, se exportaron 584.000 toneladas de estos productos. Con una cosecha normal las ventas externas suelen rondar las 750.000 toneladas.

Hace un tiempo la Organización Mundial de Aduanas modificó códigos y al maní blancheado técnicamente le hubiera tocado una suba de tarifas. Sin embargo, se logró que el gobierno nacional bajara los derechos. Córdoba es la principal productora de maní, un rubro que emplea a 12.000 familias.

Con una cosecha baja y retenciones, el año pasado el maní argentino perdió participación en Rusia ante el producto de Brasil. Junto a la UE y Argelia, Rusia está entre los mayores compradores.

«Es una gran noticia y un reconocimiento a nuestra industria«, dijo a La Nación Sergio Casas, vicepresidente de la Cámara de Procesadores y Exportadores de Maíz Pisingallo (Campi).

Por las retenciones de $4 por dólar, ahora en $3, en este sector temían que la producción de maíz para pochoclo, donde la Argentina es líder, cayera entre 30 y 40% por la carga tributaria. El sector advertía que de exportaciones por 200.000 toneladas se podía bajar a 120.000/130.000 toneladas. Con el nuevo derecho hay un alivio si bien lo ideal hubiera sido la eliminación. Brasil y Sudáfrica, que no tienen retenciones, están planteando una dura competencia al producto.

La actividad de las plantas procesadoras de pisingallo es federal. Se realiza desde Salta hasta Bahía Blanca. Hay unas 20 plantas con unos 35 a 40 empleados cada una, en tanto que después existen otras 40 plantas con unos 20 empleados en promedio, publicó La Nación.

Dejanos tus comentarios!

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba