Ocio

Cómo limpiar un horno eléctrico

La limpieza a veces suele ser más tediosa que cocinar, pero es importante tener ciertos cuidados para no dañar los aparatos.

Leche que se sale al hervir, salpicaduras de grasa al asar la carne o manchas de queso gratinado: cocinar, asar y hornear deja con frecuencia huellas difíciles de quitar en la cocina eléctrica y el horno. Muchas veces no queda otro remedio que fregar, pero existen trucos que facilitan notablemente el trabajo de limpieza.

Actualmente, la mayoría de las cocinas tienen una superficie de vitrocerámica que, en general, se puede limpiar con facillidad. Pero si en la placa vitrocerámica caliente cae leche o alguna comida que contiene azúcar, se pueden producir daños. Por esto, es necesario eliminar inmediatamente las manchas de comida y limpiarla con un producto especial una vez que ésta se haya enfriado.

Sin embargo, no cualquier medio es apto para limpiar la placa de la cocina“Todo lo que yo no usaría para las ventanas o el espejo tampoco debería usarlo para la placa vitrocerámica, aunque ésta es menos sensible que el cristal de una ventana”, dice Claudia Oberascher, experta en electrodomésticos. Los estropajos, un líquido abrasivo o medios similares pueden arañar la superficie. Menos daño causa el uso de paños suaves o esponjas con líquido lavavajillas.

También hay productos de limpieza especiales que no sólo eliminan la suciedad, sino que también agregan un ligero recubrimiento a la placa de la cocina. “Si hay allí gruesas costras de mugre, se pueden utilizar rascadores especiales con una hoja muy lisa para quitar la suciedad acumulada”, dice Oberascher. Las hojas de afeitar o cuchillas no son recomendadas para este trabajo.

Una superficie esmaltada se puede limpiar con un líquido abrasivo o con agua y un líquido lavavajillas, mientras que una cocina de acero fino se debe limpiar con un producto de limpieza para acero inoxidable, explica la experta. En las ranuras de la placa de la cocina se pegan fácilmente polvo y grasa. “En ese caso se las puede limpiar con un palillo o un estropajo”, agrega.

Después de la limpieza hay que secar todo con un paño, porque las placas son de hierro y se pueden oxidar por la humedad. También por esta razón es importante quitar rápidamente lo que se haya salido de la olla y secar las cacerolas mojadas. Hay también productos de limpieza especiales que cuidan las placas y conservan su color oscuro.

Limpiar el horno generalmente requiere un poco más de trabajo. Las bandejas y las rejas se lavan en la pileta de la cocina o el lavavajillas. La puerta del horno se limpia con agua, líquido de lavavajillas y un paño suave. No hay que olvidar el panel de mando. Pero si en el horno hay gruesas costras de grasa acumuladas, no basta con estos materiales. No obstante, no se debe usar lana de acero, advierte Oberascher. “De ninguna manera se debe usar un estropajo o algo similar, porque dejan graves arañazos”, asegura.

Hay productos especiales para quitar la mugre pegada en el horno. “Esos productos son más alcalinos, es decir que contienen lejía”, dice Glassl, otra experta en la materia, al tiempo que agrega: “Con ellos, la suciedad se ablanda, por lo que es más fácil quitarla con agua. Con esos productos de limpieza deben mojarse las paredes laterales del horno y dejar pasar cierto tiempo, según el modo de empleo del producto, para que haga su efecto”.

Más fácil lo tienen los dueños de aparatos con función de autolimpieza, que ya durante la cocción convierten los restos en agua y dióxido de carbono (catálisis) o, a través de un programa adicional, en ceniza (pirólisis). Después, solo hace falta pasar un paño húmedo por el interior del horno.

Sin embargo, la desventaja de este método es que puede incrementar los gastos de electricidad. Roman Zurhold, experto en eficiencia energética, recomienda aplicar este procedimiento sólo cuando el horno está muy sucio.

Fuente dpa

Dejanos tus comentarios!

Botón volver arriba