ParanáÚltimas Noticias

El día que Paraná gritó de dolor: hace un año Fátima apareció asesinada en un aljibe

El 8 de marzo del 2020 el cuerpo de la joven madre fue hallado a una semana de su desaparición. Vivía en la Casa de la Mujeres municipal por miedo a su expareja. Pidió ayuda pero no la escucharon. “Van a hacer algo cuando me encuentren muerta”.

El 8 de marzo de 2020, justo una semana después de haber desaparecido, Fátima Florencia Acevedo apareció asesinada en un aljibe cerca de la casilla donde vivía Nicolás Martínez, su expareja y padre de su hijo, a quien se había cansado de denunciar.

Fátima no tenía a donde ir, ya había estado en casa de una tía y hasta ahí la había perseguido Martínez. La atormentaba a ella y a la mujer que la había acogido junto a su pequeño hijo. Se aparecía para amenazarlas, se subía a los techos y pateaba las puertas para que saliera y volviera con él.

Le tenía miedo pero pese a eso iba a la comisaría, a Tribunales y lo denunciaba. Lo hacía por ella pero sobre todo por su hijo, no quería que lo lastimara. En una oportunidad y siendo apenas un bebé se lo arrancó de los brazos y se lo llevó en moto alcoholizado. Ya no quería pasar por eso. Quería una vida mejor para los dos, lejos de la violencia y las amenazas.

Había logrado alquilar un pequeño lugar con lo que Martínez le pasaba de alimentos. Pero en diciembre del 2019 tuvo que volver a la casa de su femicida. “Nicolás sacó licencia sin goce de sueldo, por lo tanto desde el 10 de diciembre estamos en la calle con el gordo, sin comida ni nada. Aparte, el viejo vino anteanoche y nos cortó la luz. Así que nos pidió que nos vayamos. Por lo tanto estamos en la calle, el gordo sin comida ni nada y yo no sé qué mierda hacer”, le había relatado a su amiga Florencia López. Florencia le había ofrecido quedarse en su casa pero Fátima lo rechazó, no quería que tuviera problemas con su ex.

Estaba sola, no tenía relación con su papá desde hacia varios años y el contacto con su mamá era a escondidas y esporádico en el Hospital San Martín donde la mujer trabajaba. Se vio obligada a volver al lugar donde dos meses después iba a ser asesinada.

Casilla de Martínez en calle Bordón y Hernandarias.

En enero, una nueva amenaza concreta de muerte la hizo volver a pedir ayuda. Esta vez consiguió ingresar a la Casa de las Mujeres de la Municipalidad de Paraná, pero a Martínez nunca lo detuvieron. Ni una sola vez.

“Cuando termine muerta por culpa de él puede ser que la policía y el juzgado hagan algo, mientras tanto vamos a tener que seguir pagando las consecuencias con el gordo», fue otro de los mensajes que le dejó grabado a su amiga Florencia. La misma que a iba a salir a buscarla por el descampado de calle Bordón mientras organizaba una manifestación frente a Tribunales para pedir que aparezca y apuntar contra los que no la cuidaron.

Florencia López buscando a Fátima en las inmediaciones donde apareció su cuerpo.

La voz de Florencia retumbó con fuerza. Distintas organizaciones de mujeres se sumaron a su búsqueda y la acompañaron. Se hicieron presentes en la Fiesta del Mate para pedir por Fátima. El evento cultural que finalmente se suspendió el domingo 8 de marzo ante la presión social por la aparición de su cuerpo en un aljibe. No había nada que festejar.

Miss Bolivia, Teresa Parodi, Luciana Jury y Ana Prada realizaron un video con un fuerte mensaje donde repetían «paren de matarnos» y tras la suspensión del la fiesta nacional.

Pasado el mediodía del 8 de marzo la fiscalía confirmó que el hallazgo del cuerpo de Fátima. Desde es momento todo fue dolor, bronca, repudio. Rápidamente se convocó a una manifestación en Tribunales, en el mismo lugar y a la misma hora donde el Fiscal de Violencia de Género, Leandro Dato, el procurador general Jorge Amílcar García y autoridades policiales iban a dar una conferencia de prensa para explicar lo inexplicable, lo irreversible. Fátima fue asesinada.

El titular de la Unidad de Violencia de Género del Superior Tribunal de Justicia confirmó que se enteraron de la desaparición de la joven el martes cuando en realidad no había vuelto a la Casa de las Mujeres el domingo 1 de marzo. Recién ese día comenzaron a buscarla. Había fallado el Estado pero también la Justicia a la que hizo responsable de su muerte la misma Fátima.

Afuera, cientos de personas bramaban de impotencia y bronca. En el Día Internacional de la Mujer, una más aparecía asesinada.

La voz de Fátima pidiendo ayuda se escuchó en Tribunales el 8 de Marzo del 2020. Florencia enfrentó al Comisario Mayor José Lauman, Subjefe de la Policía de la provincia y Ángel Ricle, Subdirector de Investigaciones.

Ese día el gobierno provincial decidió suspender las actividades de Semana de la mujer pero ninguna autoridad recibió a Florencia, que doblada de dolor había llegado a los medios nacionales para pedir por Fátima.

El 26 de febrero pasado, a dos días de cumplirse un año de la desaparición de la joven de 25 años, un jurado popular declaró por unanimidad culpable a Jorge Nicolás Martínez por femicidio. Florencia López y las tías de Fátima aún tienen preguntas sin responder. Saben que el femicida fue Martínez, no obstante, todo un sistema falló.

“Lamento profundamente que se celebre como un logro llegar a un juicio cuando lo que muestra es la falla total del sistema. Pero queda en evidencia todo lo que se debió hacer y no se hizo”, escribió Florencia a días del comienzo del Juicio por Jurados que aún espera sentencia.

De la redacción de Entremediosweb

Dejanos tus comentarios!




Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba