Viral

Enfermeras piden bendición del hospital porque ven fantasmas

Las trabajadoras solicitaron la intervención de un sacerdote que ofreció contención espiritual y roció de agua bendita el lugar.

Tienen la cabeza cubierta con cofias y visten polleras antiguas. Algunas tienen uniformes negros, y atraviesan ventanas y paredes. Así las mencionan, según dio cuenta el portal Baigorria Informa, distintos testimonios que ya se van convirtiendo en muchos y se extienden en el tiempo. Todos coinciden en un lugar, la habitación número 19, de la sección de cirugía y traumatología, y la leyenda fue tomando tanto cuerpo que el padre Gabriel, el sacerdote Gabriel del Paso, que hace más de tres décadas es párroco en Granadero Baigorria, fue esta semana a bendecir la sala de cinco camas, por estos tiempos vacía, del Hospital Eva Perón, pese a que los fantasmas no han acechado a nadie. ¿O sí?

Testimonios. “En una oportunidad había un paciente internado en la habitación 19 y cuando lo fui a atender me dijo: «Pero si ya vino la enfermera antes, toda vestida de negro y me quería llevar». Nos miramos con mi compañera, porque ninguna de nosotras tiene la ropa de trabajo con color negro. Ese paciente al día siguiente falleció”, contó el portal baigorriense el testimonio de una trabajadora que lleva dos años en el área y en ese tiempo recogió varios comentarios de pacientes que estuvieron internados allí, y de sus familiares. Todos dijeron haber observado la presencia de “figuras extrañas” en la habitación 19.

Presencias. La mujer indicó que es muy habitual escuchar estas historias que suceden en el Hospital: “Si bien una se termina acostumbrando, generan algunas sensaciones de temor lógicas por la situación”, dijo. Y relató que no fueron sólo pacientes, sino que una vez hasta una compañera del servicio distinguió una presencia “extraña” deambulando por el sector.

Los testimonios, según le dijo al portal, coinciden en referir la presencia de figuras parecidas a enfermeras en la habitación 19.

Ahora se están refaccionando los quirófanos del Eva Perón, por lo que no hay pacientes derivados a la sala, que va creciendo en fama, y también en temor.

Mientras, los creyentes esperan que haya surtido efecto el agua bendita del padre Gabriel. Pero la sugestión ya está presente, y es probable que siga a flor de piel.

Fuente: El ciudadano

Dejanos tus comentarios!

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba