PolicialesÚltimas Noticias

Estaba en la cárcel por golpear, violar y encerrar a su pareja pero la jueza le dio domiciliaria

La mujer que pudo escapar después de una noche entera de vejaciones teme por su vida.

La jueza de Garantías Paola Firpo dispuso el fin del arresto preventivo en la cárcel de Paraná para Nicolás Rodríguez, quien estaba preso producto de la grave denuncia que le formuló quien era su pareja a principio de este año.

A pesar de la oposición de la Fiscalía y la querella, Firpo acompañó el planteo realizado por la defensa del acusado, que había solicitado una morigeración en la medida de coerción. Así fue que la magistrada dispuso que Rodríguez esté detenido en la vivienda de un familiar bajo monitoreo electrónico. Producto de que el trámite demora, anoche el imputado permanecía detenido.

El fiscal Leandro Dato y los querellantes Patricio Cozzi y Pablo Obaid apelaron la medida y la semana próxima habrá una audiencia para resolver sobre la cuestión. Dato reprochó la disposición de la magistrada en la misma audiencia.

Acusado de encerrar, golpear y violar a su pareja en Paraná recibió prisión domiciliaria

La parte acusadora argumentó a favor de la prisión preventiva porque entienden que “está vigente el entorpecimiento de la investigación por la amenaza de muerte y no cesar en las molestias contra la principal testigo, que es la víctima del caso”.

La causa está cerca de remitirse a juicio, ya que solo estarían restando los informes de periciales: psicológicos y psiquiátricos. Las partes acusadoras creen que la morigeración de la medida de detención pone en riesgo a la víctima y testigos que pueden tener miedo al momento de relatar los hechos.

Entre el 23 de noviembre de 2020 y el 11 de enero, Rita vivió un infierno por las violencias ejercidas por Nicolás Rodríguez. Pudo escapar de los golpes, los abusos y el encierro y logró que lo apresaran para poder rearmar su vida.

Un infierno en su propia casa

Rita relató a UNO el calvario que le tocó vivir. “En noviembre discutió con sus padres y me pidió si podía empezar a quedarse a dormir acá, yo le dije que no había problema. Habremos estado viviendo dos semanas bien… me partió por la mitad el teléfono, y le sacó las baterías a los celulares de mis hijos. Ahí terminó mi comunicación con la vida, el 23 de noviembre. Se apoderó de las llaves de mi casa y no me dejó ir a trabajar”, contó Rita, que trabaja en la cocina de una escuela.

La mujer relató que el hombre se iba a trabajar y las dejaba encerradas, Además dijo que solo salía de la vivienda en compañía de él. “…Si iba al baño tenía que ir con él. Era una cosa para él. Ni a mí ni a su hija nos dejaba usar polleras… Tuve relaciones varias veces sin consentimiento”, describió.

La mujer pudo escapar después de haber sufrido violencia durante toda la noche y la madrugada. No solo encontró indiferencia en la familia del violento sino también en la calle, donde a pesar de los pedidos de auxilio no encontraba una persona que la ayudara. Tras un largo periplo la Justicia le dictó a Rodríguez 60 días de prisión preventiva domiciliaria y con tobillera electrónica en la casa de los padres. En esos días de encierro la mujer fue atacada por dos personas conocidas de Rodríguez. Luego se enteró de que él la iba a matar.

La mujer llevó los mensajes como evidencia al fiscal Leandro Dato. A su vez, se contactó con los abogados quienes pidieron urgente la detención y lo lograron.

Rita dijo a UNO: “Lamentablente largaron a mi agresor”, y añadió: “Por favor lo único que me cubre es que se sepa la verdad y el riesgo que corre mi vida”.


Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba